Hoy quiero hablarte sobre las diferencias entre una cinta de correr profesional, y una doméstica, llamada también común o aficionada.

Quizás estás a la búsqueda de información para comprar una cinta de correr, y te debates en la duda, pues no sabes en cuál deberías invertir. Has llegado al sitio correcto. Aquí te ayudaré a tomar la mejor decisión.

Adentrémonos en el contraste cinta de correr profesional vs doméstica.

Diferencias entre la cinta de correr profesional y la doméstica

Para mayor comodidad de esta explicación, voy a mostrarte las diferencias entre estos dos tipos de cintas de correr, agrupadas en categorías. O sea, cada categoría responde a un aspecto específico de las cintas de correr. Estas categorías son:

  • Motor
  • Propósito
  • Modelos
  • Resistencia
  • Propiedades

Motor

La diferencia en cuanto al motor, estriba en que la cinta de correr profesional posee un motor mucho más potente que el de la doméstica. Hay que tener en cuenta que, usualmente, las profesionales se encuentran en los gimnasios, o instalaciones deportivas en general. Esto implica que el equipo será usado por un alto número de usuarios cada día. De ahí que se fabriquen dotándolas de un motor bien potente.

Este elemento del motor influye, de manera especial, en una de las funcionalidades de las cintas de correr: Los cambios de velocidad. Te explico:

La velocidad lenta es una opción que hace sufrir al motor. Es por eso que, si se trata de una cinta de correr doméstica, hay que tener mucho cuidado a la hora de usar la velocidad mínima, hacerlo por pocos minutos. Mientras que la cinta de correr profesional es capaz de soportar el uso en velocidad lenta mucho más prolongadamente.

Propósito

El propósito para el que es diseñada, es otro de los aspectos en que se haya las diferencias entre las cintas profesionales y las domésticas.

Al concebir una cinta de correr profesional, el creador se centra en la preparación integral del usuario. Es una máquina creada para tratar a la persona que la usa, como atleta.  Nada de niñerías, es un equipo diseñado para endurecerte, para someterte a las más duras pruebas.

Sin embrago, en el diseño de la cinta de correr doméstica, lo más importante es que sea práctica, cómoda, fácil de colocar en cualquier lugar, porque está pensada para ser llevada a casa.

Modelo

Los modelos varían en cualquiera de las dos clasificaciones, tanto la profesional como la doméstica. Sin embargo, siempre encontrarás que:

  • La profesional luce modelos sofisticados, complejos.
  • La doméstica es simple, suele tener banda plegable, más vulnerable.

Resistencia

Por razones relacionadas con el uso público que suele tener la cinta de correr profesional, ella está dotada de mucha más resistencia, en todos los aspectos: Estera, base, barra de manos, pantalla, amortiguación, defensa anti-suciedad, sistema eléctrico…

La cinta de correr doméstica es menos resistente, pues se espera que reciba un uso personalizado, por lo tanto requiere más cuidado.

Propiedades

Cuando hablo de propiedades de una cinta de correr me refiero a: Velocidades, indicadores en pantalla, amortiguación, grados de inclinación disponibles, etcétera.

Velocidades

Al respecto, te diré que las cintas de correr profesionales tienen opciones de velocidad que llegan a un tope máximo de 25km/h, mientras que la doméstica llega solo a 15km/h.

Amortiguación

La cinta de correr profesional está preparada para una mejor amortiguación, y sus mecanismos listos para durar mucho más. La doméstica puede ver sus amortiguadores vencidos en menos tiempo.

Pantalla o panel de controles

Las cintas profesionales tienen una pantalla grande y tecnológicamente más avanzada. Estas suelen tener más indicadores que mostrar, más opciones para programar horarios y rutinas, guardar datos, etcétera. Poseen, por tanto, un software superior, que le permita cumplir todas estas funciones.

La cinta de correr doméstica, en cambio, se limita a lo básico, y su panel es bastante sencillo.

Grados de inclinación

Recuerda que la cinta de correr profesional está pensada para formar atletas, así que ella permite graduar pendientes mucho más agudas que la doméstica, pues enfrentar la cuesta arriba es uno de los desafíos más duros del corredor.

¿Estás listo para comprar tu cinta de correr?

No te desanimes por haberte dicho hace un rato que las cintas de correr profesionales normalmente están en las instalaciones deportivas. Eso no impide que compres una para ti, si así lo deseas. Solo prepárate a gastar más dinero ¿ok?

Ahora bien, tampoco desperdicies el dinero a tontas y a locas. Debes valorar tus necesidades, qué tipo de entrenamiento quieres hacer, qué esperas lograr, cuáles son tus metas, cuántas personas van a usar la cinta, etcétera.

Ya sabes lo que encontrarás en cada una de ellas, ahora solo tienes que decidirte por aquella que se ajuste a tus expectativas.

Deja una respuesta